Nuestra Historia

Según la historia, las actividades oficiales del liceo se inician en marzo de 1955, en aquel tiempo denominado Liceo Particular de Coyhaique, siendo su primer rector el Padre Sergio Mesaglio.http://www.lsfb.cl/nuestro_liceo/historia/SIERVOS-DE-MARIA-EN-1961.jpg
Sin embargo, para llegar a ese momento tan esperado había sido necesario realizar múltiples esfuerzos en la incipiente comunidad de Coyhaique. Los vecinos organizados, con la colaboración activa de la Orden Siervos de María, habían sido capaces de impulsar esta obra educacional que beneficiaba a las propias familias que por esos años debían enviar a sus hijos fuera de la región para que continuaran sus estudios.

De aquella época, recordamos en especial al Comité Pro-Liceo presidido por la Sra. Berta Rodríguez de Hernáez, una mujer perseverante que representaba fielmente a las personas que habitaban en ese tiempo nuestra región. De ese comité fundador, aun permanece viviendo en Coyhaique Don Gabriel Santelices Loyola, connotado empresario de la región.

http://www.lsfb.cl/nuestro_liceo/historia/COMITE-PRO-LICEO.jpg

Ya en la década del 60, y en un período marcado por múltiples dificultades económicas y materiales, el liceo pasa a llamarse Liceo San Felipe Benicio por iniciativa de Monseñor César Gerardo Vielmo, segundo Obispo de Aysén.

En ese entonces, la Orden Siervos de María había asumido un rol protagónico en la gestión del establecimiento. En 1963, se licencia la primera promoción del LSFB con 14 alumnos y a fines de la década, en 1969, el liceo comienza a gozar del sistema de “notas reconocidas”, es decir que a partir de ese momento ya no era necesario rendir exámenes a comisiones externas que venían de Pto. Aysén y Pto. Montt. Un gran logro que fue celebrado hasta con un desfile por las calles de Coyhaique.

La historia del liceo está marcada por acontecimientos como los anteriormente relatados. Todos ellos en su momento han sido importantes para concretar este liceo que hoy todos valoramos por lo que ha significado para la región de Aysén y sus familias.

La tarea que nos queda es profundizar en nuestra historia pasada y reciente, buscando en ella a quiénes han sido gestores del LSFB, entregando todo su sacrificio y empeño.